Contexto Social de nuestro trabajo en las comunidades mayas

FDR_6710.jpg

Desde los años noventa, el PIB de México, como de todos los países de América Latina ha aumentado de manera significativa. Mientras que crece el PIB, crecen las desigualdades sociales y económicas entre la población y afectan particularmente los jóvenes de población indígena.

En México, los jóvenes de 15 a 29 años representan el 26.3% de la población total. Sin embargo, la emergencia del tema de la juventud no solo es una cuestión demográfica, sino una apuesta político estratégica necesaria a darse en el presente y profundamente vinculante con el futuro de nuestras sociedades.

México es un país caracterizado por una gran riqueza histórica y cultural con  una amplia diversidad de población. Una de esas poblaciones indígenas es la población Maya. El término “Maya” es una designación colectiva que incluye la población del área que comparten un cierto grado de herencia cultural y lingüística. Hoy, la población indígena sigue siendo discriminada y vulnerable frente a varias situaciones, especialmente en áreas que se desarrollen de manera frenética.

Las comunidades en las cuales Movida trabaja, están localizadas cerca del polo de atracción turística llamado Riviera Maya, en la península del Yucatán.

Movida se enfoca precisamente en el Estado de Quintana Roo dónde 66% de la población se considera indígena (Inegi, 2015) y tiene el cuarto lugar al nivel nacional del número de población que se considere como tal (Encuesta Nacional, 2015).

Mientras que el desarrollo turístico no para de crecer, la población local tiene dificultades para acceder a un nivel socio-económico de vida más alto y a una vida sostenible. Sabemos que 35,9% de la población del Quintana Roo vive en situación de pobreza, en los cuales 7% vive en situación de pobreza extrema (datos de 2014). En este contexto, los jóvenes de población indígena no tienen muchas opciones para desarrollar su propio futuro, de manera consciente y decente.

Teenagers groups SK.jpg

Un sistema educativo inadaptado a una realidad local

El INEGI (Instituto Nacional de Estadísticas y de Geografía) señaló que persiste una brecha significativa sobre el nivel educativo entre la población indígena y la que no lo es, sobre todo entre las mujeres donde se presenta el nivel más alto de analfabetismo y baja escolaridad. De hecho, el modelo educativo actual no incluye las realidades de la vida indígena local (conocimientos, tradiciones, contexto socio-cultural, hábitos de la vida local…) y no prepara los jóvenes a desarrollar una vida sustentable para ellos, y su comunidad.   

Muchos son los jóvenes que se llevan de la escuela a edad temprano y que nunca acaban la telesecundaria, que sea por razón de falta de una oferta educativa del nivel superior en su pueblo, o por otras razones personales (presión familiar, emergencia económica…).

La escuela pública no ofrece las herramientas que los jóvenes indígenas tendrían que tener para inscribirse o en un mercado laboral decente o en el desarrollo de su propia carrera profesional. Esta carencia educativa, además, participa a la falta de aspiraciones de los jóvenes.

Para superar esos incumplimientos y adaptar las necesidades educativas a una realidad local, urge de reforzar las capacidades de los jóvenes para darle oportunidad de entrar en el mercado de trabajo, y/o tener un proyecto personal, y/o reconectar con el sistema educativo.

Bus teenagers SK.JPG

Emergencia económica de apoyo familiar

En los últimos años, las poblaciones de las comunidades vieron sus medios de sustento reducidos, lo que provocó hoy una buscada de fuente de ingreso externos para responder a las necesidades básicas de vida (comida, techo, salud…). De hecho, muchos de los jóvenes se llevan de la escuela a edad temprano para apoyar a su familia con un salario, en la búsqueda de trabajo de emergencia, que a veces son riesgosos, poco ético y/o sin contrato ni prestaciones  legales.

En muchos casos, esa búsqueda de trabajo a edad temprana tiene que ver también con la responsabilidad familiar de esos jóvenes a una edad adolescente;  ya sea porque las adolescentes se embarazan a edad temprana o que el adolescente tiene que tomar la responsabilidad de sus padres (presión de los padres, disfuncionamiento familiar, ausencia de los padres…).

Una mayoría de población indígena de las comunidades limítrofes a la Riviera Maya, incluyendo los jóvenes, migra en esa zona turística y se insertan en los empleos menos calificados y de más baja remuneración (construcción, ayudantes de albañil, ayudantes de cocina, limpieza de hoteles y restaurantes, comercio informal…). Esa situación de migrar por su trabajo, provoca el abandono de su pueblo, con la consecuencia principal de una pérdida en la transmisión de valores y costumbres inter-generacionales y una desintegración familiar y de toda la comunidad.

Urge desarrollar nuevos medios de sustento y proyectos laborales al nivel local del pueblo para contribuir a una sustentabilidad de toda la comunidad.

Perdición de los conocimientos locales y de las tradiciones mayas

woman sastre.jpg

La presión del mundo globalizado, externo, está afectando esas comunidades, con el riesgo de perder su cultura, sus conocimientos y capacidades tradicionales. Su sustentabilidad (económica, social, medio-ambiente) está en riesgo y eso contribuye a una dependencia creciente a un mundo exterior.

Muchos de los jóvenes indígenas mayas se encuentran hoy perdidos entre dos mundos sin tener todo el acceso para entrar en uno, y sin poder/querer quedarse en el otro. Se encuentran entre la llamada del mundo globalizado; y entre las tradiciones y cultura de su comunidad. Muchos de ellos están en rebelión contra sus propias raíces (lo que podríamos llamar una des culturalización). Varios de ellos dicen por ejemplo que no quieren hablar maya porque les hacen parecer pobres. La idealización del mundo exterior está intensificada por la televisión, internet, y sus encuentros con la ciudad. Sin embargo, eso refuerza la distancia que toman con su propia cultura.

Acercar los jóvenes a sus tradiciones y cultura es esencial para garantizar la supervivencia de las comunidades de manera sustentable.

Conclusión: Un proyecto para traer aspiraciones a los jóvenes mayas y generar líderes de sustentabilidad en la comunidad

Las desigualdades socio-económicas del país afectan particularmente la población más vulnerable, es decir los jóvenes de la población indígena. Movida se involucra en un trabajo con los jóvenes de las comunidades mayas de Quintana Roo. Como lo hemos visto, la falta del sistema educativo público, el éxodo rural para buscar trabajo de emergencia y la pérdida de transmisión de la cultura y tradición inter-generacional contribuyen a desintegrar la vida comunitaria y acentúa la pobreza de esa población. Los jóvenes de las comunidades no son líderes de su propia vida, corriendo detrás de una sobrevivencia diaria. Además, no tienen las capacidades y herramientas para salir de esa situación. Para Movida, es necesario que los jóvenes Mayas re-encuentren un sentido a su vida, encontrando aspiraciones, proyectos personales, trayectorias laborales, basándose en las tradiciones y conocimientos locales. Movida se da la misión de fortalecer las capacidades de los jóvenes indígenas, preservando su identidad cultural, para desarrollar de manera sustentable su propio futuro y contribuir a la auto sustentabilidad de su comunidad.

DSC08343.jpg

Cover picture by Anna Fishkin-ModernMaya / Others pictures by Movida Maya A.C